Quiero Más Besos

Tal vez la primera cosa que habría que preguntarse es:

¿Existe alguien a quien no le gustaría recibir mas besos?

Y la respuesta es que parecería que a la mayoría de las personas no les interesa este tema, pues debo decir que cuando Sofia me dijo que quería mas besos, fue la primera en confesar este deseo que yo creo que todos compartimos, pero tal vez nos da vergüenza admitir.

Mi conversación con Sofia comenzó asi: Tengo 35 años. Siento que nada me sale bien y que todo me resulta más complicado que a los demás

Yo crecí en un ambiente familiar muy hostil, en el cual le pegaban todos los dias, y tuve que padecer la crianza de una madre muy mentirosa y promiscua, que ni siquiera sabia quien había sido mi padre.

Con Sofia nos comunicamos via Skype y por lo tanto debo decir que se trata de una mujer italiana sumamente bella y simpática que vive en Florencia, y que contándome su vida me dijo:

Siempre he sido una persona honesta y trabajadora, y he hecho todo lo que estaba a mi alcance para mejorar mi situación económica y sentimental, pero me he dado cuenta que el seguir intentándolo yo sola es inútil, y por eso le pido su ayuda, porque quiero que mi vida sea diferente.

Yo quiero más besos, quiero encontrar a alguien con quien pueda formar una bella pareja, ya que hace 9 años que me encuentro sola, y la ultima pareja que tuve, me era infiel. Todo eso me produce rabia e impotencia, y lastima mi autoestima, ya que me he dado cuenta que en toda mi vida nunca he sido la primera para nadie.

Asi que comencé la Terapia de Trance construyendo poco a poco su autoestima, y como resultado de ello, un mes después salió con un hombre divorciado con el cual la estaba pasando muy bien, pero algunas de las cosas que me contó de su relación no me convencieron, y le advertí que no se hiciera demasiadas ilusiones con esa pareja. Lo cual resulto un consejo acertado, ya que en poco tiempo se terminó

Dos meses después de comenzar el tratamiento, conoció a otro hombre, esta vez un hombre soltero de 42 años, con el cual comenzó a salir.

Tres meses después de comenzar su tratamiento, comenzó a sentirse enamorada como una adolescente. Cuando conversaba con ella, su cara brillaba como el sol, y no le alcanzaba la cara para contener una sonrisa y una alegría que la inundaban.

Yo periódicamente le doy indicaciones sobre cómo conducirse con su pareja, y señales de alerta cuando algo de lo que dice o hace él no me parece bueno.

¿Será esta la pareja con la cual Sofia ha soñado durante años?

Puesto que no soy adivino, no puedo contestar esta pregunta, pero lo que sí se, es que así como después de 9 años de estar sola, ha tenido dos parejas en 2 meses, si esta no es la que está buscando no importa, pues podrá seguir eligiendo hasta dar con la persona correcta, para lo cual cuenta con toda mi ayuda.

Así que si a ti también te gustaría recibir más besos, quiero decirte que yo puedo ayudarte y que me gustaría mucho poder hacerlo

Escríbeme y cuéntame tu problema a doctorbonomi@gmail.com

Con mis mejores deseos
Dr. Roberto A. Bonomi

La Hipnosis y Las Verrugas

El paciente era un varón de 55 años de formación universitaria que tenia verrugas digitales desde hacía tres años que persistían en sus manos luego de haber realizado diferentes tratamientos dermatológicos como por ejemplo usar acido salicílico y crioterapia.

Lo interesante para destacar es que luego de algunos de los tratamientos a los cuales se vio sometido, consiguió una mejoría inicial que luego de un cierto tiempo terminó con un aumento del tamaño de las verrugas

Las verrugas eran de un tamaño realmente importante ya que tenía dos de unos 5 mm de diámetro y 3 a 4 mm de espesor y otra de 8 mm de diámetro y 5 mm de espesor.

Al paciente se le preguntó cómo se imaginaba que podía ser la curación que esperaba conseguir con la hipnosis y contestó la piel sana invadirá progresivamente las zonas actualmente ocupada por verrugas y al final solo quedará piel sana”.

Cuando se le preguntó cuánto tiempo pensaba que le iba a llevar conseguir eso con la ayuda de la hipnosis contesto “en más o menos una semana”

Luego se le explicó en qué consistía la hipnosis, aclarándole los mitos más comunes y se le practicaron test de susceptibilidad (sin hipnosis) que dieron como resultado que el hombre era un sujeto poco dispuesto a aceptar sugestiones.

Pero aunque era una persona poco susceptible, sentía una fuerte curiosidad por ver si la hipnosis realmente podía curar un problema como el suyo, y además tenía unas altas expectativas de éxito, es decir que realmente creía que podía ser ayudado, y que finalmente este iba a ser el tratamiento que terminara con su padecimiento.

Luego se indujo al paciente a un estado de trance con las técnicas habituales de hipnosis y al finalizar el paciente comentó que tuvo la sensación de que en algunos momentos se había quedado dormido.

Entonces se le invito a que todos los días practicara un ejercicio de concentración de solo 5 minutos de duración, durante el cual solo debía recordar el profundo estado de relajación que había conseguido con la hipnosis, y luego imaginar que sus verrugas comenzaban a curarse de la forma en que el mismo había descripto, es decir que el tejido sano comenzaba a invadir la zona de verrugas disminuyendo poco a poco su tamaño

Una semana después el paciente declaró felizmente que había desaparecido una de las verrugas.

Cuando se le preguntó por qué creía que había desaparecido solo una de las verrugas, respondió que él había pensado que si desaparecían todas las verrugas juntas, a él le podría parecer que eso no había sucedido gracias a la hipnosis, sino que podía deberse a una simple casualidad, así que se había concentrado para imaginar que los resultados se iban a dar eliminando las verrugas una a una.

Así que en la segunda entrevista se concentró en imaginar que se curaba la segunda verruga, y dejó la más grande para la tercer semana, ya que al ser la más grande parecía razonable que necesitara algo más de tiempo, y efectivamente así sucedió: en solo tres semanas se liberó totalmente de sus feas y molestas verrugas

Diez años después el paciente conserva su buena y confirmó que no le volvieron a salir verrugas

Múltiples  estudios científicos han demostrado la eficacia de los tratamientos con hipnosis para curar verrugas y en los casos severos en los cuales existe más de una verruga, han justificado probablemente la necesidad de más de una sesión de hipnosis para lograr una curación total

 

Así que si tú también padeces de verrugas, quiero decirte que yo puedo ayudarte y que me gustaría mucho poder hacerlo

Escríbeme y cuéntame tu problema a doctorbonomi@gmail.com

Con mis mejores deseos
Dr. Roberto A. Bonomi

 

Referencias:

Chema Nieto (2009), Estudio de caso único; hipnosis en el tratamiento de verrugas digitales. Hipnológica 1, 29-32

Aikins D., Ray W.J. (2001) Frontal lobe contributions to hypnotic susceptibility. A neuropsychological screening of executive

functioning. Int J Clin Exp Hypn, Oct, 49(4), 320-5

Balthazard C.G. (1993) The hypnosis scales at their centenary: some fundamental issues still unresolved. Int J Clin Exp Hypn, Jan

41(1), 47-73

Bandler R., Grinder J., DeLozier J. (1975) Patterns of the Hypnotic Techniques of Milton H. Erickson, M.D. Meta Publications.

Braffman W., Kirsch I. (1999) Imaginative suggestibility and hypnotizability: an empirical analysis. J Pers Soc Psychol, Sep, 77(3),

578-87

Chandrasena (1982) Hypnosis in the treatment of viral warts. Psyc J Uni Ottawa, 7(2), 135-7

Crawford H.J. (1994) Brain dynamics and hypnosis: attentional and disattentional processes. Int J Clin Exp Hypn, Jul, 42(3), 204-32

Dreaper R. (1978) Recalcitrant warts on the hand cured by hypnosis. The practitioner, 220, 305-10

Erickson M.H. (1980) The Collected Papers of Milton H. Erickson on Hypnosis, Vols 1-4. Rossi E.L. ed. Irvington Publishers.

Ewin D.M. (1992) Hypnotherapy for warts (verruca vulgaris): 41 consecutive cases with 33 cures. American Journal of Clinical

Hypnosis July, 35(1), 1-10

Flammer E., Alladin A. (2007) The efficacy of hypnotherapy in the treatment of psychosomatic disorders: meta-analytical evidence.

Int J Clin Exp Hypn, Jul, 55(3), 251-274

Gibson H.B., Heap M. (1991) Hypnosis in Therapy. Psychology Press.

Goldstein R.H. (2005) Successful Repeated Hypnotic Treatment of Warts in the Same Individual: A Case Report. American Journal

of Clinical Hypnosis, April, 47(4), 259-64

Chema Nieto (2009), Estudio de caso único; hipnosis en el tratamiento de verrugas digitales. Hipnológica 1, 29-32

32 www.hipnologica.org

Gruzzelier J., Warren K. (1993) Neuropsychological evidence of reductions on left frontal test with hypnosis. Psychological Medicine,

23, 93-101

Gruzzelier J. (1999) Hypnosis from a neurobiological perspective: A review of evidence and applications to improve immune

function. Anales de Psicología, 15(1), 111-132

Harrington A. ed. (1997) The Placebo Effect. An interdisciplinary Exploration. Triliteral Pub.

Heap M., Alden P., Brown R.J., Naish P, Oakley D.A., Wagstaff G., Walker L.G. (2001) The Nature of Hypnosis. www.bps.org.uk

The British Psychological Society

Kirsch I. (1990) Changing expectations: a key to effective psychotherapy. Brooks/Cole Publishing Co, Pacific Grove, CA.

Kirsch I. (1997) Suggestibility or hypnosis: what do our scales really measure? Int J Clin Exp Hypn, Jul, 45(3), 212-25

Lambert MJ, Barley DE. (2001) Research summary on the therapeutic relationship and psychotherapy outcome. Psychotherapy:

Theory, Research, Practice, Training. Win, 38(4), 357-361.

Lankton S. (2007) Psychotherapeutic Intervention for Numerous and Large Viral Warts with Adjunctive Hypnosis: A Case Study.

American Journal of Clinical Hypnosis, Jan, 49(3), 211-8

Lichtenberg P., Bachner-Melman R., Ebstein R.P., Crawford H.J. (2004) Hypnotic Susceptibility: Multidimensional Relationships

with Cloninger’s Tridimensional Personality Questionnaire, COMT Polymorphisms, Absorption and Attentional Characteristics. Int

J Clin Exp Hypn, 52(1), 47-72

Meineke V., Reichrath J., Reinhold U., Tilgen W. (2002) Verrucae vulgares in children: successful simulated X-ray treatment (a

suggestion-based therapy). Dermatology, 204(4), 287-289

Noll R.B. (1994) Hypnotherapy for Warts in children and adolescents. Journal of Developmental and Behavioral Pediatrics, 15(3),

170-3

Pascalis V. (1999) Psychophysiological correlates of hypnosis and hypnotic susceptibility. Int J Clin Exp Hypn, April, 47(2), 117-43

Pascalis V. (2002) The contribution of suggestibility and expectation to placebo analgesia phenomenon in an experimental setting.

Pain, 96(3), 393-402

Ray W.J. (1997) EEG concomitants of hypnotic susceptibility. Int J Clin Exp Hypn, Jul, 45(3), 301-13

Roth S, Batson R. (1993) The creative balance: The therapeutic relationship and thematic issues in trauma resolution. Journal of

Traumatic Stress, April, 6(2), 159-177

Shenefelt P.D. (2000) Hypnosis in Dermatology. Archives of Dermatology, 136, 393-399

Spanos N.P., Stenstrom R.J., Johnston J.C. (1988). Hypnosis, Placebo and Suggestion in the Treatment of Warts. Psychosomatic

Medicine, 50(3), 245-260

Spanos N.P., Williams V., Gwynn M.I. (1990) Effects of hypnotic, placebo, and salicylic acid treatments on wart regression.

Psychosomatic Medicine, 52(1), 109-114

Weitzenhoffer A.M. (2003) Hypnosis scales. A brief note regarding hypnosis scales. Newsletter, The International Society of

Hypnosis, 27(1), 15-6

Woody E.Z. (1997) Have the hypnotic susceptibility scales outlived their usefulness? Int J Clin Exp Hypn, Jul, 45(3), 226-38

Yapko M.D. (2003) Trancework: An Introduction to the Practice of Clinical Hypnosis. Routledge.

El Mito y La Verdad de la Hipnosis Clinica

El cine y la literatura han influido fuertemente en la idea de que la hipnosis es un estado que solo se produce cuando una persona responde a las sugestiones dadas por un hipnotizador.

Pero las investigaciones científicas de los últimos cuarenta años han llegado a la conclusión de que todo el mundo entra en diferentes estados hipnóticos a lo largo de cada día, y que  ese estado especial de hipnosis puede ser activado de tres formas diferentes
<ul>
<li>Como una respuesta a las señales de otra persona</li>
<li>Espontáneamente como cuando quedamos absortos mirando una película de cine, o leyendo un libro</li>
<li>Y como un estado auto inducido (en la autohipnosis)</li>
</ul>
Y pese a que hoy en día existe una cantidad muy importante de investigaciones científicas que avalan la relevancia de la hipnosis como ayuda para mejorar las intervenciones medicas y psicológicas, todavía existen muchos profesionales que desconocen este hecho.

Claro está que es necesario reconocer que esta idea de la hipnosis produce tal fascinación que el cine y la literatura han utilizado la idea de la hipnosis para transmitir diferentes varios mitos y falsas creencias

Y según estiman las investigaciones esas creencias erróneas son compartidas tanto por algunos profesionales, como por la población no especializada, y podemos decir que existen siete mitos muy difundidos

<strong>Mito 1:</strong> <strong><em>Que quienes practican la hipnosis no son científicos sino solo charlatanes o curanderos o gente del espectáculo, y quienes mejoran gracias a la hipnosis, son solo crédulos o ignorantes.</em> </strong>

Pero la verdad es que las universidades de los principales países de occidente, incluyen a la hipnosis como parte de sus carreras de Psicología, Medicina y Odontología

Por supuesto que no debe descartarse como falsa la idea de que existen efectivamente algunas personas inescrupulosas, que se ofrecen como hipnoterapeuta, sin contar con la adecuada formación profesional

Por otra parte tanto las personas ignorantes como las que tienen formación secundaria y hasta universitaria, se benefician por igual con las terapias de hipnosis, y no se ha podido demostrar de ninguna forma que solo lo hagan los ignorantes o los crédulos

<strong>Mito 2: Las personas pueden quedar enganchadas en el estado de trance  </strong>

La evidencia clínica indica que esta afirmación no se basa en la verdad, que no existe tal posibilidad de quedar sumergido en un estado alterado de consciencia, sino que las personas en cualquier momento pueden abandonar ese estado, como sucede por ejemplo cuando se le practican sugestiones que no están dispuestos a aceptar.

<strong>Mito 3:</strong> <strong><em>Las personas con problemas psicopatológicos se pueden agravar si se las hipnotiza, e incluso pueden producirse alteraciones psíquicas en individuos sanos</em></strong>

Este mito no se puede fundamentar en ninguna clase de evidencia científica, pues la investigación científica afirma que la hipnosis es una estrategia eficaz y eficiente para el tratamiento de diferentes problemas psicológicos, mientras que en ningún caso se ha podido demostrar que personas sanas hayan desarrollado patologías por haber sido hipnotizadas

<strong>Mito 4:</strong> <strong><em>La hipnosis provoca un estado similar al sueño en el cual solo se puede entrar si se ha recibido una inducción hipnótica</em></strong>

La investigación reciente indica que el estado de hipnosis y el estado de sueño son dos cosas diferentes, y que no obstante una parte de las sesiones de hipnosis se practica con los ojos cerrados, esto no es un requisito indispensable, ya que el terapeuta puede grabar sugestiones positivas también con los ojos abiertos, y en las sesiones de hipnoterapia no sucede nada que la persona no crea o espere que vaya a ocurrir.

<strong>Mito 5:</strong> <strong><em>La hipnosis elimina la voluntad de las personas, las cuales se transforman en autómatas en manos del hipnotizador, pudiendo llegar a cometer delitos, actos inmorales y antisociales</em></strong>

Este es probablemente el mito que más ha perjudicado la práctica profesional de la hipnosis, pues en realidad aunque ha sido ampliamente difundido por el cine, la literatura en general, y los hipnotizadores de escenario.

Pero la verdad es que a lo largo de más de un siglo, no se ha documentado NI UN SOLO CASO de que alguien haya actuado contra su voluntad por haber sido hipnotizado, ni que la hipnosis sea realmente un medio eficaz para controlar la voluntad de las personas.

Durante una sesión de hipnosis si por algún motivo el paciente no desea seguir las sugestiones del hipnotizador, sencillamente no las sigue, o sale del estado de trance.

<strong>Mito 6:</strong> <strong><em>La hipnosis provoca reacciones inusuales y casi mágicas</em></strong>

La verdad es que las sugestiones hipnóticas no provocan reacciones que la persona no tenga previamente dentro de su repertorio, y lo que ha dado origen a este mito, es que la hipnosis se utiliza pues le permite a las personas descubrir potencialidades ocultas dentro de ellos mismos, y eso les permite tomar un mayor control sobre lo que sienten y hacen cada día, como por ejemplo lograr dejar de fumar o abandonar otros hábitos indeseables que sin hipnosis les resultaría muy difícil descartar.

<strong>Mito 7:</strong> <strong><em>La hipnosis permite resultados muy rápidos que no requieren ningún esfuerzo por parte del cliente, pero solo las personas muy susceptibles se pueden beneficiar con ella</em></strong>

Es verdad que la hipnosis facilita el logro de resultados rápidos (o muy rápidos) y disminuye el esfuerzo necesario para lograrlos, pero no los elimina del todo, pues el paciente debe mostrar verdadero interés en lograr resultados para poder obtenerlos.

En lo que se refiere a la segunda afirmación del mito, que dice que solo las personas muy susceptibles pueden beneficiarse con la hipnosis, es necesario aclarar que es verdad que la hipnosis suele dar mejores resultados en las personas que tienen una actitud mental positiva, y que esperan obtener resultados como consecuencia de su hipnoterapia. Pero eso no implica que solo las personas muy susceptibles logren resultados, ya que las personas que requieren de una explicación clara y razonada antes de proceder, logran iguales resultados

Si tú deseas encarar la solución de tus problemas actuales de una forma profesional y probadamente efectiva, debes saber que yo puedo ayudarte, y me gustaría mucho poder hacerlo.

Escríbeme y cuéntame tu problema a <a href=”mailto:doctorbonomi@gmail.com”>doctorbonomi@gmail.com</a>

Con mis mejores deseos

Dr. Roberto A. Bonomi

&nbsp;

&nbsp;