Basta de Arqueología Psicológica

¿A ti te gusta la arqueología?

Debo confesar que yo soy un absoluto neófito en cuanto a las prácticas científicas que se deben considerar adecuadas, para realizar un buen estudio arqueológico, así que solo puedo opinar como una persona común.

Y siempre he sentido gran fascinación acerca de los increíbles templos y edificios que siguen en pie desde hace siglos, como una magnifica herencia de nuestros ancestros, y también he leído varios libros sobre expediciones como la que descubrió la ciudad de Nínive, la ciudad de Babilonia, la tumba de Tutankamón etc.

Y creo que esta afición por investigar el pasado se encuentra presente en la “arqueología psicológica”, es decir en aquella parte de la psicología que se dedica a escarbar en el pasado de los pacientes, buscando las raíces profundas de los problemas que sufren hoy en día

Pero de acuerdo con lo que nos enseñó el Dr. Milton Erikson, esa clase de arqueología en la que se reviven y escarban los momentos traumáticos de la vida de una persona, solo sirven para volver a hacer presente los terribles momentos por los que ha pasado

Yo he atendido numerosos casos de mujeres que me han venido a ver porque habían sido violadas en algún momento de su vida, y la verdad es que en ningún caso les he preguntado detalles sobre lo sucedido, ni les he llevado a revivir esos momentos tan terribles.

Las cosas horribles que les suceden a las personas, son ya cosas del pasado, que además son inmodificables, y no tiene sentido revivir una y otra vez lo inmodificable, pues los pacientes no vienen a consulta buscando borrar el pasado, que es una tarea imposible, sino que lo que quieren es mejorar su futuro

El pasado no puede cambiarse, solo puede cambiarse la interpretación que hacemos sobre el modo de verlo, e incluso eso va cambiando con el tiempo. Por lo que salvo que lo que ha sucedido obstruya absolutamente la posibilidad de disfrutar de un futuro mejor, la tarea de un hipnotista debe consistir en mejorar el mañana, el mes próximo, el año próximo, etc.

Es decir que las enseñanzas del Dr Erickson, nos han llevado a comprender que no debemos concentrarnos en los problemas vividos, sino en las soluciones que se pueden vivir de aquí en mas, y que pueden surgir como consecuencia de pequeños cambios en la forma de comunicarnos con los pacientes, los cuales a su vez conducen a pequeños cambios en la forma de actuar del paciente, que con el correr del tiempo pueden crecer de tamaño, como una bola de nieve que se hace rodar.

Yo puedo ayudarte y me gustaría mucho poder hacerlo. Escríbeme y cuéntame tu problema a doctorbonomi@gmail.com

Con mis mejores deseos
Dr. Roberto A. Bonomi

A %d blogueros les gusta esto: